logo
Inicio > Noticias > enf. de crohn > > Estrategias para mejorar los hábitos diarios de pacientes con Crohn

Estrategias para mejorar los hábitos diarios de pacientes con Crohn

ENF. DE CROHN - 7 de junio de 2024

La enfermedad de Crohn es una afección crónica del sistema digestivo que causa inflamación del tracto gastrointestinal provocando síntomas como dolor abdominal, diarrea, fatiga y pérdida de peso. Para controlar eficazmente esta enfermedad es crucial que los pacientes adopten y realicen ciertos cambios en sus hábitos diarios. Aquí exploramos algunas estrategias clave para ayudar a los pacientes con enfermedad de Crohn a mejorar sus hábitos y vivir una vida más saludable.

 

1. Educación y Comprensión de la Enfermedad

El primer paso para cualquier cambio significativo es entender la naturaleza de la enfermedad y sus consecuencias tanto físicas como psicológicas. Los pacientes deben recibir información detallada sobre el Crohn, sus síntomas, desencadenantes y posibles complicaciones. Esta educación puede provenir de médicos, nutricionistas, psicólogos y grupos de apoyo. Comprender cómo y por qué ciertos alimentos o actividades pueden exacerbar los síntomas es vital para motivar a los pacientes a adoptar cambios positivos.

Por otro lado, la psicoeducación sobre el impacto emocional de la enfermedad puede conducir a una mejor gestión de las emociones, lo que se traduce en una mayor resiliencia y capacidad de adaptación a las distintas situaciones que se pueden experimentar derivadas de la enfermedad.

2. Establecimiento de Objetivos SMART

Las siglas SMART, se refieren a objetivos ‘eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, Relevantes y con plazos de Tiempo determinados’. Ayudar a los pacientes a definir estos objetivos claros y alcanzables proporciona una dirección y propósito lo que facilita seguimiento del progreso y mantiene la motivación a medio y largo plazo para continuar con los hábitos.

3. Ejercicio Regular

La actividad física regular ayuda no solo a mantener un estilo de vida saludable, sino que también reduce el estrés, que como mencionamos anteriormente es un factor importante en el control del Crohn. Actividades como caminar, yoga y natación pueden ser beneficiosas. Es importante que los pacientes elijan ejercicios que se adapten mejor a su estilo de vida y preferencias, ya que resultará más fácil incorporar un hábito que resulte agradable en nuestra rutina.

4. Gestión del Estrés

El estrés puede desencadenar o agravar los brotes de Crohn, estando íntimamente relacionado la gestión emocional y el estrés con la mejora de los síntomas de la enfermedad.   Técnicas de manejo del estrés como la meditación, la respiración profunda o el mindfulness pueden ser muy útiles, ayudando a los pacientes a mejorar no solo la enfermedad de Crohn si no su bienestar general. Además, mantener un buen equilibrio entre el trabajo, el descanso y las actividades recreativas es fundamental para minimizar el impacto del estrés en la enfermedad.

5. Apoyo Psicológico y Social

El apoyo psicológico es crucial para ayudar a los pacientes a lidiar con la carga emocional de vivir con una enfermedad crónica. Terapias individuales o grupales, así como el apoyo de familiares y amigos, pueden proporcionar un espacio seguro para expresar sentimientos y recibir consejos prácticos. Los grupos de apoyo para personas con Crohn pueden ser especialmente útiles, ya que permiten a los pacientes compartir experiencias y estrategias de manejo. Sentirse acompañado y comprendido puede facilitar la adherencia a nuevos hábitos y proporcionar una red de apoyo emocional.

6. Adherencia al Tratamiento Médico

Es esencial que los pacientes sigan las recomendaciones médicas y tomen sus medicamentos según lo prescrito. Los tratamientos farmacológicos pueden incluir antiinflamatorios, inmunosupresores y medicamentos biológicos. Mantener una comunicación abierta con el médico sobre los efectos secundarios y la eficacia del tratamiento es crucial para ajustar la terapia según sea necesario. Esta comunicación ayudará también a poder ajustar el tratamiento médico a la rutina diaria y a las necesidades individuales, haciendo más fácil la adherencia.

En conclusión, mejorar los hábitos de vida en pacientes con Crohn requiere un enfoque multifacético que incluye educación, dieta adecuada, ejercicio, manejo del estrés, apoyo psicológico y adherencia al tratamiento médico. Con estas estrategias, los pacientes pueden lograr una mejor calidad de vida y controlar más eficazmente su enfermedad.

Redactado por:

Mireia Elías Fernández

Dietista-Nutricionista Col.MAD00190 y fundadora de Alimentación 3S.

¿Te ha gustado esta noticia? Comparte: