logo
Inicio > Noticias > salud pulmonar > > Cómo equilibrar la exposición a tóxicos en nuestros pulmones

Cómo equilibrar la exposición a tóxicos en nuestros pulmones

SALUD PULMONAR - 5 de julio de 2024

Nuestros pulmones se ven cada vez más saturados en sus sistemas de limpieza, sobre todo en las grandes ciudades debido a que el equilibrio entre la exposición a tóxicos y su eliminación cada vez es peor. Muchas de las complicaciones o enfermedades pulmonares se deben a la inhalación continua de sustancias como polvos, productos químicos, gases, humos y otras exposiciones transmitidas a través del aire.

Algunas de ellas están relacionadas con el trabajo como puede ser en la construcción o en la industria como las relacionadas con el amianto o el asma derivadas de estas, pero hay otras que las podemos padecer todos porque derivan de sustancias inhaladas a través de la contaminación ambiental, los productos de limpieza o higiene en el hogar o incluso de productos de maquillaje, cremas o cualquier otro uso tópico.

Para poder prevenir la entrada de estos tóxicos, recomendamos el uso de guantes o mascarilla cuando se realiza la higiene del hogar, por ejemplo. También, hacer una buena respiración donde la inhalación se realice por la nariz ya que esta está dotada de esos “pelillos” que hacen un buen filtro de entrada. Aunque suene básico, muchas veces respiramos por la boca entrando esos tóxicos a nuestro sistema digestivo (que no pulmonar) y viajando por sangre a otros lugares.

Además, es fundamental leer y vigilar las etiquetas de lo que compramos ya que hay productos con mayor contenido en tóxicos que otros. Algunos nombres comunes son los siguientes: parabenos, ftalatos, metales pesados como el mercurio, plomo o cadmio, plaguicidas, PFAs, alcoholes, fenoles como el bisfenol A o BPA que es muy común.

En cuanto a la contaminación atmosférica, si vives en ciudad, procura hacer escapadas al mar o la montaña y respirar aire limpio, en especial, si se sufren alergias, asma o EPOC. Existe relación entre una mejora de nuestro sistema inmune y pulmonar con pasar tiempo al sol y en la naturaleza. Además, procura coger la bici o caminar, transporte público frente al coche ya que así reducimos los tóxicos expuestos en el ambiente. Cada vez se apuestan más por vehículos híbridos o similares que nos ayudan.

En los entornos más contaminados, podemos encontrar sustancias como el dióxido de nitrógeno (por la combustión de combustibles fósiles), monóxido de carbono, óxidos de azufre, el ozono (debido al efecto de la luz solar sobre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos) o partículas (partículas sólidas o líquidas en suspensión).

El problema de todo esto se encuentra también en que el daño no se genera exclusivamente en el sistema pulmonar sino también en el resto del organismo ya que, desde ahí, entra al torrente sanguíneo viajando a otros sistemas u órganos y saturando no solo el sistema pulmonar sino también el hepático o el biliar, entre otros.

 

Mireia Elías Fernández, Dietista-Nutricionista y fundadora de Alimentación 3S.

Redactado por:

¿Te ha gustado esta noticia? Comparte:

Comunidad Audicion Sana